#Sentimientos conocerlos, conocer la libertad

Las emociones son impulsos que nos llevan a algo en concreto. Y aunque a día de hoy no podemos encontrar exactamente una definición que la pueda concretar, todos sabemos qué son. Las emociones nos provocan experiencias afectivas tanto negativas como positivas. Éstas nos generan un proceso cognitivo y nos activan diversos mecanismos fisiológicos.

 ¿Qué las producen?

Son producidas por diversos tipos de factores. Tanto agentes externos (situaciones peligrosas o sorpresas agradables) como internos (hormonas) Pero no tenemos que verlas, incluso las que asociamos como negativas, como algo malo las cuales debemos censurar.

A veces olvidamos, muy muchas veces, que el ser humano es un animal. Y que formamos parte de una naturaleza que nos ha provisto de diversos mecanismos. Según cómo podamos manejar a éstos mecanismos, podremos o no convertirlas en una oportunidad o en un problema.

¿Cómo se vuelven en un problema?

 Por el tiempo en la que las experimentamos y la identificación.

Hay un factor externo > Éste nos produce una emoción > La emoción crea un mecanismo > Y si la identificamos y controlamos hacemos de la emoción una oportunidad < Pero si no logramos identificarlas y la dejamos alargarse en el tiempo > Nos auto-limitaremos

Veamos…

  •  El miedo, es una sensación de desconcierto que nos induce a protegernos de algo que desconocemos. El hecho de protegernos es una herramienta positiva, pero si la llevamos más allá del tiempo necesario, se nos convierte en una constante desconfianza hacia los demás y a eliminar una de las más bellas herramientas del ser humano, la curiosidad.
  • La ira, es la rabia, el enfado, la indignación. Nos ayuda a identificar un acontecimiento que nos ha podido causar algún tipo de daño. Una discusión con alguien, un aprieto con el trabajo o los estudios, etc. Ello nos puede dar la oportunidad de entablar un diálogo con aquello que ha sido el causante para que no vuelva a ocurrir. En una relación de pareja o con amigos, nos ayuda a conocernos mejor. Pero si dejamos que esta sensación se nos enquiste, no dejaremos de guardar rencor y no disfrutar de nuestra vida.

Y así sucesivamente con cada una de cada emociones, podemos ver la enorme importancia de dos simples pasos.

  1. Identificar cuál emoción vivimos y qué nos la ha producido.
  2. Y al conocerla, poder controlarla en el tiempo.

¿Pero y las emociones bellas?

También éstas pueden ser un problema si las dejamos descontroladas. Como un niño pequeño, nuestro deber como padres de nosotros mismos, tenemos que educar nuestros sentimientos para que éstos no puedan volverse en nuestra contra.

  •  El amor, la más fabulosa, famosa y maravillosa de nuestros sentimientos, puede si éste no lo ensañamos cosas básicas, volverse en nuestra contra. Una educación básica sería aprender que nuestros amigos, familia, pareja; todos aquellos que queremos no son objetos de nuestra propiedad. Que tienen libertad de actuación y que ante todo debemos respetarlos.

Ten paciencia, conocerse a sí mismo, y conocer nuestras emociones, es una labor del día a día. Y que cuando la desarrolles, podrás encontrar la belleza en los grises nubarrones. Que aunque pensemos que éstos nos traen la tormenta, mientras llueve y cuando deja de hacerlo, adoramos el olor a tierra mojada que nos hace sentir vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s