Los suspiros de Augusto, Carlos y Sandra

Suspirar es un acto que relaja cuerpo y mente. Que si mientras bostezar, es un acto de oxigenación del cerebro, suspirar oxigena el alma. El suspiro puede ser debido a la tristeza, a echar algo de menos, por melancolía…  Pero también podemos suspirar por otros menesteres, como por ejemplo, por placer, por erotismo, por sexo.Sigue leyendo «Los suspiros de Augusto, Carlos y Sandra»

(Re)conocer

 Yo te conozco. El olor de tus lágrimas enjuagadas en mi rostro blanquecino. Reconozco tu sombra postrada en el cabecero de mi cama. Envuelta en sábanas tu figura ausente abrazando mi alma. Adivino el sabor de tus labios derretidos de cera en mis manos. Echo en falta tus muslos que aprisionan mi garganta porSigue leyendo «(Re)conocer»

Esas horas, las que no tenemos

4 Septiembre 2008 Hace ya algún tiempo que se quedó, algún tiempo que me saluda con el mismo beso de todas las mañanas; al menos para mí. Desde ese momento, en las horas muertas de los días, me rodeo de recuerdos. Retengo en mi mente los segundos en los que su mirada de cada nocheSigue leyendo «Esas horas, las que no tenemos»

Anoche creo que soñé

Aparece la luna con mandil de lunares perfume de rosas y sonrisas de azahares. Perdida en el monte queda, la vecina que lava manteles, carcomidos por bautizos con agua de claveles. Montados a caballo civiles en busca de un gitano. Con las frentes de charol sin pena y las manos de frío mármol. Paran aSigue leyendo «Anoche creo que soñé»

#Luna y un elogio

  La luna nos acosa, dentro de frascos de cristales, porque enjaulada la dejamos bajo abrazos desenlazados. La luna nos mira inquieta, en un cielo que la nubla, porque se siente celosa de los besos que besados se exterminan. La luna es nuestra amante y cansada se queja, del amor que desprende mi pecho sobreSigue leyendo «#Luna y un elogio»

Día

Algún día, se oirán como caen los ángeles desnudos del cielo, en algún momento que no esperemos, que pase nunca más. Algún día, se quitarán las ropas las monjas recatadas, para sorprender a las nubes que sinceras, ni las miran. Y cuando llegue aquel día, ese momento que no nos llega. Sonreirán los pájaros conSigue leyendo «Día»