#Recomiendo leer: Media vuelta

El gordito, así es como su autora y yo, llamamos a este libro. “Media vuelta”

¿Por qué ese título? Por el significado de dar un giro de 90 grados, porque de eso se trata dar un cambio en la vida, de dejar ese camino y darse la vuelta. Y en esos giros, conseguir disfrutar de todas sus letras.

“Media vuelta” no es un libro de amor, aunque el amor esté presente. Es un libro de superación. El hilo conductor es la violencia de género, y cómo la afronta su protagonista, en este caso, un hombre: Héctor. Él pierde a su mujer, sueña con ella y, su figura se aparece para decirle: Ve. Esa simple palabra desencadena toda la historia. Pero en este libro no es le único problema, cada uno de sus personajes tendrá que luchar contra sus propios demonios del pasado y el presente.

Esta novela coral de inmensos personajes, está ambientada en Australia, aunque una de sus grandes cualidades, es que perfectamente, podría estar ocurriendo dos calles más abajo o arriba, de la tuya. Destaca además la humanidad, cada uno es imperfecto, tienen sus borderías y sus malos humores, sus malas leches y sus luchas por algo tan cotidiano que se llama vivir.

Yo tengo que confesar, y confieso, que lloré. El momento en el que el protagonista se derrumba, para mí fue el mejor de todos. Como echa de menos a su mujer, pero sabiendo que no podrá volver a verla, necesita que lo guíe, que lo ayude en poner en orden su corazón. Y esta confesión, va a suponer que la autora me ataque, porque he estado yo tutoricé todo el proceso creativo y durante meses, leía, corregía y me peleaba con Alicia Adam hasta llegar a luchar con imprenta para tener este libro en la calle.

¿No lo has leído? Debes de hacerlo.

“Estructura narrativa” de Augusto López, el mapa al éxito

Todo y mucho se ha escrito sobre novelas, poesía, relatos; en definitiva, de la escritura creativa. Pero pocos se han centrado en algo tan inmensamente importante como la “Estructura narrativa”.

Y es que, para construir algo, cualquier cosa, sea lo que sea, necesitamos algo que nos guíe. Imaginemos que queremos hacer una casa, o un edificio, o el Titanic, o un Parque jurásico para viejos escritores. Para eso necesitamos unos planos que nos diga dónde va una pared, dónde los botes salvavidas o dónde la jaula del Poetasaurio rex. Y eso, traducido a la narrativa, es la estructura.

Esta herramienta es, para mí, la joya de la corona de todas las que podemos utilizar la literatura. Con ella, podemos ver los fallos, las fortalezas, dónde el error y potenciar el acierto. Otra cosa ya distinta, es cómo lo contamos, pero eso es otra historia.

Augusto López, amigo y maestro, lleva más de doce años escribiendo, pero además, dando clases. Muchos autoras y autores han pasado por sus clases, han conseguido afianzarse y después, con éxito, han sacado sus obras ante el público. Entre los cuales yo destacaría a Carmen Enciso, Ana Gómez Perea, Pilar Valderrama, José Luis Rosas, María Luisa Porras, y un larguísimo etcétera en el que yo mismo me incluyo.

Cuando vamos a escribir, debemos saber qué vamos a hacer, (el cómo, nuestro estilo, viene después), pero esa guía fundamental es la Estructura. Porque, además, conseguimos que siempre sepamos qué vamos a escribir a continuación y no nos perdamos.

Este mapa estelar literario, una vez terminado, nos ayuda a identificar errores de coherencia que podamos tener. (Por ejemplo: recuerdo que a mí me ayudó a corregir de poner que ocurría un suceso cuando no debería)

¡No hay que preocuparse! No es un libro complicado pensado en grandes eruditos, está pensado para todos los que quieran escribir. Además, con las ilustraciones de Pio Vergara, hace que sea atractivo y ayude mucho más a su comprensión.

#Reseña “El chico de las estrellas”


Cogí el libro “El chico de las estrellas” de Chris Pueyo con bastante incredulidad, no me fío de los libros escritos por blogueros, youtubers, booktubers o pornotubers. No porque no confíe en la capacidad que puedan o no tener, sino porque aparecer en internet (incluso yo), no te hace un gurú-sabelotodo. La verdad, que no tiene mucho, cambios de tamaño y formato de letras, historia sencilla, incluso plana; pero me recordó algo: un poco a mí. No al yo actual, ni tampoco a mi pasado adolescente, pero esas similitudes.

El libro no es nada del otro mundo, se podría clasificar dentro de esos libros juveniles para pasar el rato; pero sí tiene algo que me conmovió y me gustó. El que tratase de forma directa el amor adolescente homosexual, que no se cortase un pelo sobre sus problemas y la no aceptación. E incluso, el hijoputismo de un cabrón que se aprovecha del protagonista.

Por ese lado, creo que es un libro que todo adolescente debería leer.

#Reseña “Lo que el viento se llevó”


Todos hemos visto la película, una bellísima actuación, un levantamiento de ceja hasta el punto de partirse en dos, la mano alzada jurando a Dios y un no parar de imágenes que han pasado a la historia del cine. ¿Pero y su libro?

Lo que el viento se llevó” es la única novela que escribió Margaret Mitchell. Y creo que cuando lo hizo se quedó con el potorro bien agustito. Para mí, una obra maestra de la literatura. Creo que lo bueno de la película, de la cual es totalmente un calco del libro, es precisamente eso: ser totalmente exacta. Es cierto, que cuando lees la novela, descubres mucha más trama y dos curiosidades. Una es que el personaje principal es mucho más complejo, con más personalidad y fuerza que el desarrollado en la película. Y la segunda es que la frase estrella es otra.

Es un libro extenso, sí, pero ¡basta ya de tantas simplezas a la hora de leer y escribir! A veces, (para mí la mayoría de las veces), es más gratificante poder encontrar piezas extensas de descripción.

Lo recomiendo, lo amo y envidio.

Paulo Coeló o no lo coas


Hablar de Paulo, ese escritor pseudo gurú de la autoayuda, es un terreno que para muchos está claro: vende humo facilón. Y yo, en ese punto, no voy a cambiar nada. Pero… quiero defender dos de sus obras. 

Por un lado tenemos “A orillas del río piedra me senté y lloré”. Adoro este libro, simple y bien escrito, con un título precioso y una pequeña intro romántica. Además una reflexión sobre el amor, desde un punto religioso, bastante interesante y que me hizo pensar. Un libro que no parece de este escritor. Es cierto que utiliza tópicos, y que sus frases son facilonas. Pero me encantó. 

Y su obra por excelencia, “El alquimista”. Es posible que llegase a mis manos en el momento más adecuados, en los que tienes que leer ese libro concreto. Pero me enamoró. Sí, cierto tópicos, búsquedas, pensar, autoayudas. Pero creo que a veces, nos hace falta que aunque de manera facilona y simplista, alguien nos haya metido un rollo universal de conspiración cósmica. En este mundo en el que ni los capitalistas creen ya en el capitalismo, y nadie cree en nada. ¿Por qué no una conspiración cósmica?

En cambio, Verónica decide morir, sobrevalorada. La típica que esperas más de lo que te dan. Un libro gatillazo que te deja a medias. 

Y a partir de ahí, todo lo mismo.